El alta que acabó con la pesadilla


El alta que acabó con la pesadilla

Con 20 semanas de embarazo empezó mi calvario.
Cuando todos los padres están ilusionados con la ecografía que mejor se le ve al bebé para medirlo, saber su sexo... Ya la eco empezó mal porque los aparatos no funcionaban. La doctora venga mirar bien la pantalla sin hablar muy seria. Cuando llegó la hora de informar, no sabía como explicarnos lo que ella veía en el ecógrafo.
Ya te lo conté en otros post, puedes leerlos 
Aquí    y aquí  Ahí empezó nuestra pesadilla.
No quiero hacer un post muy extenso pero no me queda otro remedio.

El bebé que ellos decían que no nacería sano, que posiblemente o probablemente, y todas esas palabras que ellos usaban para no afirmar porque según ellos, hasta que no naciese, incluso tiempo después, no se podría saber y ellos tienen que informarnos de todo lo que puede ocurrir.
Ese bebé nació sano de cuerpo y de mente.
Ese bebé respiró más de dos horas, así que no sufrí por verle su carita, como me dijo la doctora.
Ese bebé creció, fue a sus revisiones, cada dos meses, cada tres, cada seis y cada año.
Le hicieron dos estudios radiológicos donde vieron que sus huesos son completamente normales.
Sus seños y profesores del colegio me hablaban y me hablan de lo inteligente que es.

Un día en una revisión anual el pediatra del hospital nos dijo lo que tanto habíamos soñado y deseado.

No veía ningún indicio de acondroplasia.
Sino fuese porque durante el embarazo vieron algo, éste niño no sería tratado nos dijo el doctor.  Está en los percentiles normales de crecimiento, su evolución de crecimiento es muy buena, sus huesos normales, así que no ve ningún motivo para  seguir controlando su evolución con revisiones médicas.

                ¡¡¡¡ Nos dio EL ALTA !!!!

Me costó Dios y ayuda no llorar bien en la consulta. Reía de felicidad, fui muy feliz, no podía creermelo.

Le dije que me señalase en el informe dónde ponía que era el alta porque quería subrayarlo que se viese con purpurina bien clarito.
El doctor se reía, incluso diría que se emocionó.
No he subrayado ni echado brilli brilli al infome en esa frase, lo haré, pero por ahora lo metí en un cajón y no lo he vuelto a leer. Ahí se queda, mientras intento olvidarlo.

Aún creo que tengo que volver a una revisión. Cuando llevas desde la semana 20 de gestación yendo cada 3 semanas al hospital para que te hagan una ecografía y que te den demasiada información negativa.  

Nazca el bebé todo preparado como si fuese a dejar de respirar.
Se le revise cada 2, 3 y 6 meses y después al año hasta sus 6 años.
Es difícil cuando todo esto ocurre, hacerte de pronto a la idea de que la pesadilla acabó con final feliz.

Soy muy feliz porque tomé la mejor decisión de mi vida. Seguir adelante con el embarazo,  ser una loca inconsciente que se guía de su intuición y no por la información de los médicos.

Esa intuición me ha regalado el mayor de los premios, a ese bebé que es mi hijo.

Cuando sea mayor le contaremos su historia.

Toda la pesadilla que sufrí mereció la pena porque lo tengo a él, que todos los días me besa, me abraza y me dice: 

                 "Te quiero mamá".















Image and video hosting by TinyPic

Comentarios

  1. Menuda pesadilla!! Pero ese alta....por fin, pone punto y final a todo. Me alegro muchísimo por ti y tu pequeño.
    Un abrazo muy muy fuerte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares