viernes, 21 de agosto de 2015

Mamá, pídeme perdón.

Hola niñas


A mi hijo le ha salido la vena "madre" y ya van dos veces que me ha regañado. ¡Sí sí como oís!  Con cara seria y dedo índice tieso señalándome, me ha dicho:

       -¡mamá pídeme perdón!.

¿Queréis saber por qué tenía que pedirle perdón yo a el?.
(Silencio a lo dora exploradora)

Una mañana me encontré varios monstruos de juguetes apoyados en el cabecero de forja de mi cama y le dije varias veces que los quitara.
Enfadada porque no los quitaba, cogí los muñecos y los dejé en el suelo.
El con cara de "Mamá regañona" una mano en el cuadril y la otra señalándome con dedo acusador. Me dijo:
-mamá pídeme perdón.

Le pregunté (aguantandome la risa) que por qué tenía que pedirle perdón. A lo que el respondió:
-porque eso no se hace.  Has tirado al suelo mis muñecos (con su media lengua no se cómo se escribiría)
Le pedí perdón y su cara cambió, me sonreía y me dijo:

-¡así me gusta. Bien hecho!.

Me dio un abrazo y un beso.


Por unos minutos los papeles se intercambiaron, el hijo de 3 años pasó a ser la mamá de 34.
Mi hijo 

La situación fue graciosa.
Por primera vez un niño me ha regañado y recordado que hay que pedir perdón. Que es fácil pedirlo y todo se olvida con un beso y un abrazo.
Ojalá todos actuáramos así. Solucionando rápido los pequeños errores y olvidandolos sin guardar rencor.

Muchos abrazos a todas mis niñas
















Anímate a dejar tu comentario

Anímate a dejar tu comentario